EL BLOG DE JACK VOLTER

Iberia

Posted in Crisis económica, política española by administrador on 25 mayo 2010

IBERIA

Leo sorprendido y con atención, lo relativo a un estudio de la universidad de Salamanca, en colaboración con el centro de investigación de estudios de sociología de Lisboa, sobre la opinión de españoles y portugueses, acerca de una hipotética unión de ambos países. Al parecer, es un estudio que ya se realizó el año pasado, y que pretende valorar año tras año la intención de unión de los habitantes de la península. Según el resultado de estos dos años de estudio, crece el número de portugueses y españoles que verían con buenos ojos la hipotética unión. En el caso de los portugueses ha aumentado el deseo de un 39,9 % a un 45,6%, o lo que es lo mismo, casi la mitad de los portugueses; y en el caso de los españoles, de un 30,3 a un 31%, o sea casi un tercio de la población. La mitad de un país y el tercio del otro no es moco de pavo, para una idea que no ha sido ni publicitada ni es bandera de ningún partido político; por lo menos en España, desconozco si en Portugal.

Y es que la verdad es que la idea es sugerente, y a poco que un piense le vienen grandes razones para valorar positivamente la unión. Pero cuanto más pienso en ello, más ganas tengo de saber sobre una hipotética IBERIA, y entonces es cuando me encuentro con la típica sorpresa del ignorante que soy, y me entero de que el iberismo es un movimiento cultural y político que tubo cierta fuerza en el siglo XIX y que tiene sus raíces en el siglo XVI. Paleto de mi, la única idea que tenía sobre el tema, me llegó tras una entrevista a Saramago, que defendía que el futuro de ambos países era la unión. Pero para nada imaginaba que el iberismo era una idea defendida por personas tan importantes y variopintas en maneras e ideologías, como Miguel de Unamuno, Pi i Maragall, Emilio Cautelar, Joan Maragall, Günter Grass, Arturo Pérez Reverte, José Maria Aznar o el ya nombrado José Saramago. ( Según la wikipedia)

Y es que no me extraña. Entiendo que existan corrientes favorables a esa unión desde cualquier ámbito e ideología. Porque es lógico pensar que una unión sería positiva para ambos países. Si pensamos en lo estrictamente económico,  de la unión  resultaría un país con un PIB que lo situaría en el 8 puesto internacional. En un octavo puesto real, y no los falsos champions league de hace unos años. A nivel demográfico, Iberia se situaría en el 4º puesto de la unión (el mismo puesto que ocupa España en la actualidad) pero muy cercano a los valores de Italia Reino Unido y Francia. En lo político, se igualaría el número de escaños en la UE (72, por los 50, y 22 actuales) con Francia, Italia y el Reino Unido (72 cada uno). Y en lo social no supondría grandes cambios, especialmente en la España cuatrilingüe de las autonomías (que más da una más), donde el respeto y estima entre ambas naciones es tan histórico como actual. Y en lo cultural que decir, sólo en lo referente a la lengua, 600 millones de hispano luso hablantes en todo el mundo.

Y es que en un momento de crisis como el actual, donde cajas y bancos se fusionan para ser más fuertes (o para ser más los jodidos – mal de muchos…), la unión de estados en quiebra técnica como España y Portugal podría ser una solución para generar mayor confianza a nuestros deudores. Eso si sería, un recorte del gasto público. Al menos serviría para que los mercados anglosajones, nos dejaran de llamar PIGS – cerdos – al quedarse sin la P y la S. Tal vez entonces nos trataran al menos como cerdos ibéricos, mucho más digno el moreno animal, que el común de rosada piel, tan similar por cierto al color de la piel de las madres de los mismos financieros anglosajones, de sus hijas y esposas. (es citar a Reverte y me vuelvo faltón mire usted!)

Y es que tal vez con la unión, se podría plantear un federalismo moderno, eliminando las dichosas autonomías (esos si sería un recorte) y de paso acabar con los malditos nacionalismos, solo justificados por una idea, la de ESPAÑA, por una bandera y un himno que a muchos, nacionalistas periféricos o no, nos genera rechazo y urticaria. Tal vez unidos ante el nacimiento de un nuevo país, con una nueva bandera, que por cierto existe, y nuevo himno, los españoles podrían sentirse por una vez patriotas y gritar sin miedo ni vergüenza, VIVA IBERIA! Siempre y cuando nos cepilláramos de una vez por todas a la cutrísima y vergonzosa línea aérea. Tal vez hasta incluso se podría plantear un referéndum (sí, ese ejercicio democrático tan oxidado y peligroso) para decidir si IBERIA es una república o una monarquía, y así de un tiro, cargarnos a los dos pájaros.

Pero como esta idea requiere de algo de imaginación, no se preocupen ustedes ni le den más vueltas, por que con el nivel de cutrez política que recorre la península, seguiremos empeñados en unirnos a los que nos tratan de cerdos, y en someternos a los designios del Bundesbank, antes que unirnos a nuestros hermanos portugueses. Sólo Mouriño y Cristiano Ronaldo podrían excitarlos con la idea, porque si lo tiene que hacer Günter Grass, José Saramago (alias Sara Mago) y Arturo Pérez-Reverte, nos quedan años con la rojo y gualda, que igual da.

Referencias:

http://www.usal.es/webusal/node/4561

http://es.wikipedia.org/wiki/Iberismo

Anuncios