EL BLOG DE JACK VOLTER

Climagate: El fraude del cambio climático

Posted in antiglobalización, Medio ambiente, Medios de comunicación by administrador on 2 diciembre 2009

Climagate: El fraude del cambio climático

A las puertas de la cumbre sobre el cambio climático de Copenhague, varias noticias han sacudido con fuerza la teoría de la responsabilidad del hombre en el cambio climático. No sólo esta teoría, sino la existencia misma del calentamiento global.

Hace 10 días, las prestigiosa Der Spiegel, la revista más importante de Alemania y con mayor tirada de Europa, destacaba en un artículo los resultados sobre la temperatura de la tierra  de la Unidad de Investigación y Predicción del Clima de Hadley,  Gran Bretaña.  El CRU.

Este centro, uno de los más reconocidos centros del estudio del calentamiento global, y líder de la teoría del calentamiento global producido por la actividad humana,  informó hace pocas semanas que la Tierra sólo se había calentado 0,07 centígrados desde 1999 hasta 2008 y no los 0,2 previstos por la Comisión de la ONU. También reconocieron que de ajustar estos datos a dos fenómenos naturales como el niño y la niña, el aumento de temperatura hubiera sido de 0,0 grados Celsius y por lo tanto no existe calentamiento global, ni cambio climático alguno.

Como si no fuera poco, el mismo centro de investigación que es uno de los organismo con más influencia sobre  el Intergovernmental Panel on Climate Change de las Naciones Unidas, el IPCC, fue atacado por unos hackers que consiguieron extraer más de 1000 correos electrónicos de los científicos del CRU, así como numerosos informes. En esta información sustraída, que la propia universidad ha reconocido como auténtica, se detalla como los científicos manipulan las cifras de las temperaturas para ajustarlas a un modelo preestablecido de calentamiento global, para apoyar la teoría del calentamiento global producido por la actividad humana. Entre otras cosas los e-mailes robados demuestran que: Existen acuerdos entre científicos para manipular los datos y que estos indiquen una tendencia al calentamiento. Que se ocultan datos contrarios a la teoría del calentamiento global antropogénico (de origen humano). Que existen acuerdos secretos para evitar que los científicos contrarios a esta teoría participen de los estudios o en publicaciones Peer-Reviewed (Normalmente sólo se considera válida una publicación científica cuando ha pasado por un proceso de revisión por pares o peer reviewed). Que existe un consenso para no revelar información contraria a la versión oficial, (aunque los mismos científicos tengan dudas sobre su veracidad), y hasta incluso un acuerdo para ocultar de los datos del periodo cálido medieval (periodo comprendido entre el 800 y 1300 DC. en que la temperaturas fueron muy calurosas, incluso mayores que las actuales).

Hablamos pues del mayor fraude científico conocido, de un escándalo de tal magnitud que pone en cuestión, no sólo la comunidad científica defensora del calentamiento global antropogénico, o al IPCC de Naciones Unidas, sino a toda la clase política que ha favorecido con su ignorancia, o complacencia, al desarrollo de una teoría catastrofista carente de ningún rigor científico. Teoría que con la colaboración de todos los estados, engañados o no, ha generado en una especie de religión fundamentalista, en que las personas con opiniones contrarías a la posición oficial son tratados como herejes. Una gran mentira tan influyente que genera que muchos de los lectores de este artículo no den crédito a esta información, por mucho que en las referencias de este post se incluyan links de los artículos  del New York Times, del Washington Post, del prestigioso Investor’s Business Daily, o el Wall Street Journal, de la CNN, la NASA o del citado Der Spiegel.

Tanto da si la teoría de Al Gore desafía a la lógica, exponiendo que aquello que todos los seres vivos liberamos a la atmósfera, el CO2, es contaminante y produce el calentamiento global, e ignorando que  los máximos liberadores de CO2 del planeta son nuestros océanos, o la relación directa entre la actividad solar y el aumento de temperaturas terrestres. Es igual diga lo que diga, más de un lector no dará crédito a esta información, por que sencillamente la teoría de que el hombre es responsable del calentamiento global, es ya una religión, y luchar contra él es un dogma de fe.

No ayuda que por ejemplo que en España, y aunque a nivel internacional se esté dando cierta resonancia a esta noticia, sólo diarios marginales de la extrema derecha como libertad digital, hayan analizado esta importante noticia. Tampoco ayuda a que lo poco que se pueda encontrar en la prensa nacional sobre el tema, esté vergonzosamente encaminado a tildar esta valiosísima información de teoría de la conspiración, como ha hecho El País.

Habrá que tras leer esto dirá que como es posible, si por ejemplo el deshielo de los polos está comprobado? Ignorando, por la ocultación de los medios, que la NASA ha tenido que reconocer que la capa de hielo de los polos no ha disminuido, si no que aumentado en una extensión comparable, a los kilómetros cuadrados de la península ibérica.

Los más agudos e supuestamente informados dirán irónicamente que es muy casual que esta información salga a la luz antes de la cumbre sobre el clima de Copenhague, y que existen intereses industriales a los que beneficia esta información. No están equivocados en la coincidencia, pero tal vez si en los intereses que están detrás de haber hecho pública esta información. Para ello deberíamos analizar ¿que es lo que está en juego en la cumbre de Copenhague?, ¿hablamos de supuestos deseos y compromisos para llevar a cabo reducciones drásticas de emisiones, o hablamos de algo mucho mayor?

Recientemente un artículo en el Wall Street Journal hacia referencia al borrador del documento acordado entre las naciones participantes de la cumbre, a firmar en Copenhague. Este documento incluye propuestas de las que nadie hemos oído hablar, como la creación de una superestructura supranacional con capacidad tributaria, financiera, y reguladora a nivel mundial.

En el documento en cuestión se habla de cosas que a primera vista pueden resultar interesantes como “una redistribución de riqueza a nivel mundial”.  Traspaso de fondos al tercer mundo para el desarrollo políticas no contaminantes, que en un principio pueden parecer geniales, pero que al que conozca un poco el funcionamiento político de estos países, significará más dinero para sus corruptos políticos a cambio de más concesiones de su soberanía nacional,  y sobretodo generará la desaparición de los deseos tercermundista de una industrialización que les permita alcanzar algún día el nivel de vida occidental. Todo esto además tiene un precio, unos 200.000 millones de dólares anuales. Para financiar semejante cuantía se barajan diferentes alternativas. La más llamativa la de una tasa por transacciones financieras internacionales, algo así como una tasa Tobin pero en vez de destinarla a la erradicación del a pobreza como se pretendía, destinarla a luchar contra el calentamiento global. Y todo esto para luchar contra algo que las evidencias, comentarios, e informes científicos descubiertos indican que sencillamente no existe.

Es importante dejar claro que aunque el hombre no sea responsable del calentamiento global, sí que lo es de buena parte de la destrucción de los ecosistemas, de la degradación de los acuíferos, de la contaminación ambiental, y de tantas otras salvajadas que en pro del desarrollo cometemos contra nuestro planeta. Este artículo no es alegato en contra del movimiento ecologista, ni tan siquiera en contra de la teorías del cambio climático, es sobretodo un argumento más contra la manipulación, la mentira, y la política de terror que inunda nuestro día a día, en forma de terrorismos, crisis, pandemias, y toda clase de visiones catastróficas sobre nuestro presente y futuro. Un alegato en contra de la ingente cantidad de dinero que se inyecta para paliar los efectos de estos terrores y que se extraen del erario público. Cantidades de dinero que bien usados servirían, si existiera voluntad política, para verdaderamente cambiar el mundo. Este artículo es una queja más contra la manipulación masiva a la que nos vemos sometidos a diario, por parte de los medios que secuestran las verdaderas noticias, contribuyendo de manera decidida a un mundo nuevo que nada tiene que ver con el que la mayoría deseamos. Ese Nuevo Orden mundial, que cumbre política tras cumbre, se va diseñando sin la participación ciudadana y sin que la palabra democracia, elección popular, referéndum,  y en definitiva nada que tenga que ver con el derecho a elegir en que mundo queremos vivir, estén escritas en ninguno de sus documentos fundacionales.

No confundamos el debate, motivémoslo.

Algunas referencias:

http://starviewer.wordpress.com/2009/11/25/gaia-tampoco-cree-en-el-%E2%80%9Ccambio-climatico%E2%80%9D/#comment-13719

http://www.spiegel.de/international/world/0,1518,662092,00.html

http://www.investors.com/NewsAndAnalysis/Article.aspx?id=513195

http://www.eastangliaemails.com/index.php

http://www.libertaddigital.com/ciencia/el-watergate-climatico-la-farsa-del-calentamiento-global-al-descubierto-1276376962/

http://starviewer.wordpress.com/2009/11/27/climategate-escandaliza-al-mundo-entero-salvo-a-espana-climategate-en-cnn/

http://www.nytimes.com/gwire/2009/10/14/14greenwire-scientists-return-fire-at-climate-skeptics-in-31175.html

http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2009/11/21/AR2009112102186.html?nav=hcmodule

http://www.libertaddigital.com/ciencia/la-nasa-reconoce-que-la-superficie-helada-en-el-artico-ha-crecido-1276372711/

http://earthobservatory.nasa.gov/Newsroom/view.php?id=40666&src=eorss-manews

http://www.desdeelexilio.com/2009/11/21/el-escandalo-del-siglo-cru-sufre-ataque-hacker-y-se-descubren-las-falsedades-sobre-el-calentamiento-global-antropogenico/

http://beltwayblips.dailyradar.com/story/hadley-climate-research-unit-centre-for-climate/

http://www.libertaddigital.com/economia/la-cumbre-de-copenhague-incluye-la-creacion-de-un-gobierno-mundial-1276375330/

http://www.scribd.com/doc/22161657/El-borrador-de-la-Cumbre-de-Copenhague-en-espanol

http://online.wsj.com/article/SB10001424052748703574604574500580285679074.html?mod=googlenews_wsj#printMode

Anuncios

Adiós, Mundo cruel

Posted in Medio ambiente by administrador on 4 marzo 2009

Adiós, mundo cruel

Estoy empezando a pensar en suicidarme como acto heroico en pro de la conservación de la tierra. Me declaro culpable de incidir en el cambio climático todo el tiempo, haga lo que haga, día tras día, minuto tras minuto. Cada día emito un Kg de CO2 solo respirando, cada año 0,37 toneladas. Los seres humanos somos responsables del 10% de las emisiones de CO2 al respirar. ¿Para cuando una conciencia global que provoque al menos el suicidio de la mitad de los habitantes de la tierra a favor de la supervivencia del planeta? Solo con ese gesto reduciríamos ¡el 5% de emisiones!

En junio del 2007 el tribunal supremo de los Estados Unidos declaró al CO2, gas contaminante. Teniendo en cuenta que la emisión de gases contaminantes está regulada por ley, que obliga a realizar modificaciones a los sistemas que lo producen, deberían ir pensando en arrestar a todo el mundo, y en realizar los cambios necesarios en sus cuerpos a fin de impedirles exhalar.

Casi estoy decidido a acabar con mi contaminante vida, pues en las últimas publicaciones que leído, se acusa al calentamiento global, del cual es causante el CO2, de cuestiones que yo no puedo soportar ser responsable. Encogimiento de nuestro cerebro, aumento de la población de amebas comedoras de sesos, que el calentamiento va a provocar canibalismo en masa, que va convertir los copos de maíz en asesinos, mayor número de casos de piedras de riñón, aumento de los ataques de pumas y tiburones, y que los días sean más cortos porque la tierra girará más rápido, o al revés más lento y los días serán más largos (no entiendo muy bien porque ambos estudios dicen lo contrario).

Tantos millones de euros tan bien destinados a investigaciones tan interesantes y necesarias para advertirnos de que aunque estemos en uno de los niveles de CO2 más bajos desde que en la tierra hay vida, estamos en un grave peligro por el aumento de dióxido de carbono.

Resulta curioso que cuando los niveles de CO2 eran ocho veces mayores que ahora, en el Cámbrico hace 500 millones de años, se desarrollaron las plantas con tallo, los anfibios, y los grandes insectos, en un periodo de explosión de vida. Por eso no entiendo muy bien que el aumento de CO2 y los gases de efecto invernadero vayan a provocar la desertización de la tierra. ¿No ponemos a las plantas en los invernaderos para que crezcan mejor?

Debe ser que no entiendo bien la jerga climatológica, pero si tengo muy claro que la humanidad es culpable. Tampoco entiendo que los biocombustibles sean mejores para el medioambiente, si su combustión emite también CO2 y H20. Y tampoco que no se prohíban los mares y océanos que con su vapor de agua son el principal responsable del efecto invernadero. Pero entiendo que debemos limitar la industrialización de África, no se añadan ellos también a las emisiones de CO2.

Pero tanto da, no debo pensar mucho, si la televisión ya me lo da mascado, el calentamiento global es el causante de mil desgracias y el CO2 es su principal cómplice, de eso no hay duda, ¡lo dice Al Gore!

Tanto da, lo que digan 30.000 científicos que quieren denunciarlo por fraude, tanto da que esto sirva para tener más centrales nucleares, (son buenas y no contaminan), tanto da que no me haya molestado ni un momento en saber si lo que me cuentan es verdad, ¿cómo puedo dudar de la nueva religión?

El CO2 es venenoso, ya me lo decía mi madre que no durmiera con plantas. Tan venenoso, que con exceso en mi sangre me provocaría asfixia, mareos o vómitos. ¿Me pregunto que me pasaría si me inyectara excesivamente sugus de menta líquidos? Pero si hiperventilo y pierdo mucho CO2, también me mareo, pierdo la conciencia, y me provoca alcalosis, ¿no será tan malo pues?

Ya estoy decidido lo haré con matarratas, que así me secaré por dentro y no hará falta incinerarme, para no emitir CO2. Tampoco quiero ataúd, que no podemos cortar a los árboles que tragan CO2, de día, (aunque lo liberen por la noche), y, por favor, seguid mi ejemplo y sacrificaros para salvar la vida, a los niños, y a las ballenas que por culpa del co2 están desapareciendo. A los que no seáis tan valientes para cometer este heroico acto de suicidio al menos dejad de respirar unos minutos al día. Hacedlo por el planeta.