EL BLOG DE JACK VOLTER

Irán. La revolución verde.

Posted in Irán, Medios de comunicación, política internacional by administrador on 26 junio 2009

Revoluciones de colores

Las “revoluciones de colores” es el nombre colectivo que se ha dado a una serie de revoluciones que originalmente se llevaron a cabo en las republicas ex soviéticas, y que en los últimos años se han extendido a oriente medio y con poco éxito en Latinoamérica.

Estas revoluciones tienen en común que luchan contra presuntos líderes autoritarios, acusados de diversas corrupciones y del amaño de elecciones, con un discurso “democratizador”, liberal y prooccidental.

Ahora estamos ante el enésimo capítulo de una revolución de color, la verde de Irán. Y ante esta una vez más, los medios informativos nos venden el producto revolucionario como legítimo, espontáneo, y sobretodo consecuente con una situación de fraude que todo el mundo debería criticar. Revoluciones casi siempre apoyadas por jóvenes universitarios que saben de la trascendencia de sus acciones y de su visibilidad planetaria a través de los medios de comunicación, y que se ven apoyados por millones de personas que con desconocimiento absoluto de lo que sucede en sus países, no tiene la mayor duda en situarse a su lado, y reclamar justicia. En este caso, reclamar nuevas elecciones tras las “a todas luces” fraudulentas elecciones en Irán.

Y es que entender lo que sucede en Irán puede ser tan complejo como farragoso, cuando los medios nos hablan de la revolución islámica, tan lejana en el tiempo como de la comprensión occidental. Pero es que no hay que ir tan atrás para entender lo que está sucediendo en Irán. Como muy lejos deberíamos remontarnos a noviembre del 2003, cuando estalló en Georgia la revolución de las Rosas. Una revolución que cogía el relevo de otras revoluciones románticas, como la de los claveles en Portugal, para iniciar el  camino de las nuevas revoluciones florales y coloristas. Desde entonces las revoluciones de colores se fueron extendiendo, empezando con  la naranja en Ucrania, y siguiéndola, las triunfantes revoluciones de los tulipanes en Kirguistán, o del cedro en Líbano, o las fracasadas, blanca en Bielorrusia,  azafrán en Birmania, o la otra naranja en Venezuela.

revolución naranja en Ucrania

Revoluciones que responden siempre a intereses occidentales, y que como tales son apoyadas por los medios de “información” masivos, sin más análisis que el patrocinado por una agenda política. Muchas son las voces que apuntan a organizaciones estadounidenses como la Fundación Soros, la USAID,  o la National Endowment for Democracy , de estar detrás de estás revoluciones, y de convertir lo que en un principio pueden ser reclamaciones autóctonas y legítimas de una parte de la población, en un espectáculo universal de juzgamiento a un régimen, por muy democráticamente elegido que este sea.

Y esto es lo que está pasando con la revolución verde en Irán. Pero es que entender el funcionamiento de la revoluciones de colores comentadas, también resulta complicado, pues aunque más cercanas geográficamente y sobretodo culturalmente que Irán, el desconocimiento de lo sucedido en las ex repúblicas soviéticas, también escapa del análisis del ciudadano normal, que aunque reconoce la importancia estratégica de esa zona, y por ende los intereses norteamericanos en tener gobiernos afines, desconoce los motivos o entresijos, que pudieron motivar esas revoluciones.

Pero es que tal vez tampoco no es tan necesario conocer esas revoluciones coloristas, para intuir que es lo que pasa en Irán; única potencia petrolera junto con Venezuela, opuesta  a los deseos de los Estados Unidos.

gaseoducto Irán

Ya en el post anterior juntamos ambos países, Venezuela e Irán, y cabe advertir que no fue de forma gratuita. Intentar comprender lo que realmente pasa en Irán no es posible sin conocer antes lo sucedido en el golpe de estado en Venezuela, y muy especialmente en la masacre de puente Llaguno, en la que 19 manifestantes antichavistas, (y pro chavistas aunque los medios no lo dijeran) fueron asesinados. Todos recordaremos aquellas imágenes que durante días los medios difundieron de los presuntos asesinos bolivarianos, vaciando sus cargadores contra los inocentes manifestantes.

Imágenes que el tiempo (que no los medios) y unas brillantes investigaciones de periodistas independientes, han demostrado haber sido manipuladas de manera escandalosa. Secuencias que dieron la vuelta al mundo para justificar el golpe de estado a Chávez. Esas imágenes manipuladas que engañaron a todo un planeta, fueron agraciadas con el premio Rey de España 2002. El premio del mismo rey que hizo callar a Chávez cuando este acusaba al gobierno Aznar de estar junto a la CIA detrás de ese golpe de estado.

Pero no deberíamos alejarnos de nuestro tema principal, porque aquellos que estén interesados en lo acontecido en Venezuela, y en conocer la verdad, tienen a su disposición el excelente reportaje( premiado en más de 20 certámenes)  titulado “la revolución no será transmitida” o el menos conocido “puente Llaguno: Claves de una masacre” (ambos documentales en VOLTERTV).

los disparos en puente llaguno

Y es que lo acontecido en Irán estos días tiene todo el aspecto, y los ingredientes de una campaña orquestada por occidente para desestabilizar el régimen de  Ahmadinejad.

El pasado 15 de junio el Washington Post publicó los resultados de la encuesta telefónica realizada por una compañía estadounidense, en lengua persa y desde Iraq, en la que dejaba claro la rotunda victoria que iba a obtener Ahmadinejad en las elecciones. Mousavi no sólo no tenía ninguna posibilidad de victoria, sino que además no ganaba en ningún sector social, a excepción de los estudiantes universitarios, y entre las clases más elitistas de Irán.

Y es que como titulábamos el post anterior, la democracia es caprichosa y no siempre se rinde a los deseos de occidente. Y ya se puede “indignar y escandalizar” Obama, y Salir Sarkozy a hablar sobre “la amplitud del fraude”, que la democracia sobrevivirá a este atentado a su respeto.

Si nos escandaliza la llamada represión, me gustaría saber como reaccionaría cualquier otro país, de la tan extensa comunidad internacional indignada, ante un intento de desestabilización y clara injerencia en sus propios países. Cuentan en Irán, que millones de personas recibieron por SMS la noche electoral, un mensaje informativo del consejo de los guardianes donde se informaba de la victoria de Mousavi, y nosotros nos ponemos la manos a la cabeza por el posterior control de las comunicaciones en Irán. Se habla de participación de extranjeros en la organización de las protestas y nos indigna que se les detenga o echen del país. Se manipula la información hacia occidente y se falta a la verdad, y nos sorprende que expulsen a un periodista de la BBC, (¿pero no decían que no había medios informativos internacionales en Irán?), aunque la BBC mantiene abierta su sede en Teherán (¿). Mientras  los mismos medios que tildan de terroristas a los grupos antisistema que actúan de forma violenta en las reuniones del G-20, ahora defiende a los manifestantes que incendian gasolineras o queman mezquitas en Irán.

En marzo del 2000  la entonces secretaria de estado estadounidense Madeleine Albright reconoció que la administración Einsenhower orquestó el cambio de régimen en Irán en 1953.  La base en la que sustenta la hostilidad  iraní hacia EEUU. Tal vez no lo sepamos nunca, pero quizá en unos años veamos a otro político estadounidense reconociendo esta nueva intervención, o podremos ver otro excelente reportaje,  que nos muestre la realidad de esta revolución verde que está dejando sin color la verdad.

Lo más probable sea  que la verdad no tenga color, quizás es translucida y a través de ella veamos como se confirman las sospechas, de que este, está siendo un intento de golpe de estado patrocinado y aceptado por la comunidad internacional.

Referencias

http://es.wikipedia.org/wiki/Revoluciones_de_colores

http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2009/06/14/AR2009061401757.html

Traducción del artículo del Washington Post en:

http://www.vtv.gob.ve/art%C3%ADculos/an%C3%A1lisis/19852

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Consejo/Guardianes/rechaza/anular/elecciones/elpepuint/20090616elpepuint_7/Tes#despiece2

http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2009/06/090620_2202_violencia_iran_irm.shtml

http://www.voltairenet.org/article160667.html

y los reportajes “la revolución no será transmitida” y “puente Llaguno: claves de una masacre” en http://worldtv.com/voltertv

Anuncios

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Esteban Canut said, on 7 julio 2009 at 11:00

    IRAN NO ES VENEZUELA

    Sr. Volter, me permito, pese a ser nuevo, hacer algunas objeciones a su artículo sobre la revolución verde de Irán (con el atrevimiento de titular mis comentarios como si de un artículo se tratara).

    Primero, debo reconocer de entrada que no tengo ninguna duda acerca de los intereses que occidente pueda tener en Irán y de que los servicios de inteligencia extranjeros (occidentales + Israel + China + Rusia+ Siria) hayan metido toda la baza posible para enturbiar el clima pre y postelectoral iraní (cada cual según sus intereses). Aquí mi primera objeción. Lo anterior es cierto, pero Irán no es Venezuela y la presencia de servicios secretos extranjeros en Irán ha de ser realmente limitada y su influencia también (Irán da la impresión de ser una férrea dictadura bastante difícil de expugnar).

    Segundo, estoy también de acuerdo en que los medios de comunicación nos han dado un planteamiento monolítico y preconcebido de las protestas y que muchos de estos medios han actuado bajo directrices políticas. No me cabe duda alguna de ello, pero, Irán no es Venezuela y no se tiene la misma concepción de ambos países. Por lo general, la gente de la calle (todo lo mal informada que se quiera) recela de Irán, no por su supuesto plan nuclear secreto, no por su papel de declarado enemigo de Israel y desestabilizador de la región, etc…, es decir, no por todas esas cosas que los medios cacarean repitiendo las voces de sus poderosos amos. No, la gente recela de Irán (y yo entre ellos) por cosas más inteligibles. Irán no es una democracia, es una férrea dictadura medieval (de la alta edad media, además) gobernada por un Ayatolá o líder supremo (el nombre ya es de por sí bastante clarificador) que concentra en sí mismo un poder vitalicio (aunque pueda ser apartado del cargo) y que representa no solo la “voluntad” del pueblo (que no le ha escogido en modo alguno), sino también la voluntad de Dios. Poder humano y divino, todo en uno. Lo que decía, un régimen característico de la alta edad media. Rey por la gracia de Dios! (o por la gloria de mi madre…). Un simple ejemplo: Irán tiene un departamento de “Propagación de la Virtud y la Prohibición del Vicio”, su solo nombre es tan orweliano que pone los pelos de punta. En la misma línea, la gente de la calle, saben que en Irán se aplica la Ley Islámica y ciertamente, aunque realmente no sabemos lo que es eso, entendemos que por dicha ley los supuestos homosexuales son colgados de un pino y los supuestos adúlteros lapidados hasta morir (o matados a pedradas. Más gráfico) por alegres ciudadanos celosos de proteger la supuesta voluntad de Alá. Estas cosas son las que realmente entiende la gente. Tengo que ser muy sincero, me horroriza pensar en un régimen que es capaz de condenar a morir a pedradas a alguien por adulterio y además, hacerlo con el fanatismo enfermizo de estar “cumpliendo” con la voluntad de Dios (me horroriza más esto que un régimen abominable y vengativo que “sencillamente” aplica la pena de muerte a un supuesto asesino). No existe una mayor aberración política que un estado confesional, la confusión de religión y estado. Estas cosas son las que la gente entiende y es por eso que no creo que la desinformación de los media por un supuesto y falso fraude electoral empeorara la percepción que la gente tiene (igual, negativamente magnificada) de la lapidadora Republica Islámica de Irán. Si realmente el poder pretendía a través de sus media convencer a la humanidad de lo maligno que es Irán con un supuesto fraude electoral y favorecer así sus intereses, se lo podía haber ahorrado. No creo que a nadie le haya influido más el fraude que la imagen del cráneo de una chica de 17 años, supuestamente adultera, machacado a pedradas. Pongo en duda por lo tanto que los media y sus amos inventaran la existencia de fraudel electoral cuando les bastaba recordar a la chica de 17 años, sin tener que mentir, para impactar a la opinión pública sobre el diabólico Irán. Creo que la información de fraude salió del propio Irán y sí, es posible que puesta en bandeja, los medios la airearan (sin necesidad de contraste) durante una temporada para regocijo de sus jefes.

    Tercero, Ahmadinejad ganó legítimamente unas elecciones pseudodemocráticas en las que Mousavi ya se sabía perdedor. Cierto, pero hubo fraude (cuestión reconocida incluso por el propio régimen que prometió una investigación, al tiempo que se daba legitimidad a la victoria de Ahmadinejad), el fraude podría afectar a unos 3.000.000 de votos (que bien podrían ser de cualquier candidato), una cantidad considerable pero, insignificante para alterar su victoria. Parecerá simplista (y lo es), pero me resulta más que creíble que un régimen que mata a pedradas y que controla el 100% de los medios de comunicación del país, haga lo que pueda por mantener a “su” dirigente en el cargo. Una vez más, Irán no es Venezuela. Y aquí viene mi gran discrepancia. Quizás soy excesivamente radical en el resumen, pero, entiendo que la tesis de su artículo se podría resumir así: la revolución verde esta dirigida por las potencias occidentales para desestabilizar a Irán sobre la base de un falso fraude electoral. Ya lo he dicho pero lo repito, no estoy de acuerdo en absoluto con esta tesis. Qué nos han dicho a coro nuestros medios: es cierto, la palabra fraude ha aparecido mucho, pero, no menos que la palabra reformas, apertura, etc… quiero decir, que no creo que la intoxicación informativa (Ahmadinejad es presidente gracias al fraude electoral) haya superado a la información no intoxicada, (muchos iraníes, que están hasta el gorro, salieron a la calle a solicitar reformas y aperturismo). Creo sinceramente que si preguntáramos a la gente de aquí, que ha leído y oído los mismos medios de comunicación, si sabe el motivo de las protestas de miles de iraníes, la respuesta estaría muy bien repartida entre ambas opciones. Digo esto, por que lo que entendí yo es que la gente más que nuevas elecciones pedía reformas y que el descontento por la derrota electoral les llevó a reclamarlas en la calle. Que Nicolas Sarkozy pregonara el fraude masivo, el único dirigente occidental, creo, que lo hizo, no demuestra nada más que su ya conocida necesidad de llenar portadas y coleccionar grandilocuentes titulares. Ahora bien, mi discrepancia máxima es esta. La gente no salió a la calle engañada por la CIA, el MI6, el MOSAD, o los Testigos de Jehová, sino porque muchos iraníes, muchos, están hartos del régimen que tienen, hartas, ellas, de no poder enseñar sus ajustados jeans D&G que les han costado una pasta, hartos todos de no poder ponerle los cuernos al desgraciado de su conyugue sin riesgo a morir a pedradas, de no poder ir al cine a ver una casposa comedia de enredos universitarios made in USA y de no poder decir algo tan natural como “Dios no existe” sin que se les caiga el mundo encima. Todo ello, no son más que banalidades, pero deberían tener derecho a ser banales ¿no?. Al fin y al cabo estoy convencido que a los iraníes (muchos de ellos) como a muchos de nosotros nos importa un churro el programa nuclear secreto, la legitimidad del Estado de Israel o la estabilidad en Oriente Medio. La gente, creo, tiene una innata necesidad de que le dejen vivir tranquila, las normas nos incomodan y las imposiciones nos sublevan desde que somos unos mocosos. Sinceramente, dudo mucho que la CIA, el MI6, el MOSAD, o los Testigos de Jehová, fueran muy necesarios para generar la marcha (en su mayoría espontánea, o cuanto menos voluntaria) de miles de iraníes hartos de tanta irracionalidad y oscurantismo. Igual la CIA encendió la mecha (sí, igual sí), pero, la dinamita no la ha puesto nadie desde fuera. Es el propio régimen y el malestar de mucha gente con él (y, sinceramente, me extraña que no sea toda la gente) la que generó un explosivo latente desde hacía mucho tiempo.

    La tesis de su artículo es desgraciadamente la tesis oficialista iraní y solo eso debería ser digno de una mayor reflexión. No es creíble que tantos miles de personas que salieron a la calle fueran agentes de la CIA (esto no lo ha dicho Vd.) o tan tontos como para jugársela (y en Irán esto es literal) influenciados por las potencias extrajeras sin tener una, aunque fuera leve, convicción de que se manifestaban para mejorar su propia vida y no para favorecer las inversiones petrolíferas extranjeras en el país. Es cierto que a la élite y al poder occidental les conviene un Irán abierto y prooccidental. A nadie se le escapa la frustración del fabricante de bikinis tanga de Illinois por la escasa presencia de sus productos en la playas de Irán, ni el rebabeo pavloviano que les entra a nuestros queridos amigos de Halliburton cuando piensan en los yacimientos iraníes, pero, suele pasar que la respuesta más sencilla a un enigma es la correcta y para mi resulta muy sencillo creer que muchos iraníes (y me extraña que no todos) estén descontentos con el régimen en el que viven. Mucho más sencillo que creer que servicios secretos extranjeros consiguieran enviar a la calle a miles de, hasta entonces, felices y complacientes universitarios iraníes mediante engaños y soflamas de sublevación prooccidental.

    A esto hay que añadir la tibieza de Washington que ciertamente ha dicho bien poco sobre el particular. Básicamente, que se respetara el derecho a la manifestación pacífica de los iraníes verdes. Aun más, el propio Obama manifestó en una entrevista a CNN (siento no poder dar referencias concretas o linkear el documento) y resumiendo; que la gente no tenía que hacerse ilusiones respecto a Irán, ya que en el hipotético caso de que Musavi ganará, él y Ahmadinejad representaban (con pocos matices) más de lo mismo. Es posible, y esto ya lo añade un servidor, que Musavi incluso sea peor que el propio Ahmadinejad. Es sabido que Musavi fue durante buena parte de la instauración del régimen de los Ayatolás uno de sus principales valedores y seguramente el más sanguinario de sus represores contra los opositores (la mujer de Musavi fue incluso algo así como ministra de la mujer en esa época y este ministerio estaba directamente vinculado con el siniestro departamento de “Propagación de la Virtud y la Prohibición del Vicio” que mediante sus patrullas sembró el pánico en nombre de Dios al más puro estilo SS). La prensa internacional también se hizo eco de esta versión (mediante comentaristas, articulistas, editoriales etc…): que nadie se haga ilusiones, si las cosas cambian lo harán para no cambiar nada. Esta visión que se pretendió dar por los media sí que me parece más preocupante, ya que implícitamente nos inculca la sensación de que Irán siempre será el lapidador Irán (y no hay nada que hacer, o sí, eliminar el régimen).
    La dibujante iraní en el exilio Marjane Satrapi manifestó en una entrevista durante las manifestaciones, con mucho sentido común, lo que en realidad son obviedades (que desgraciadamente no se recuerdan lo suficiente): “Los que viven en la diáspora pueden tener grandes sueños, pero es la gente que vive en el país la que debe decidir” y “Lo realista es que si sólo se puede mejorar un poco, hay que hacer ese poco”. Esta dosis de realismo y sentido común es lo que desgraciadamente brilla por su ausencia con demasiada frecuencia en los análisis periodísticos y de expertos. Creo sinceramente que muchos iraníes salieron a la calle a reclamar ese poco que hoy por hoy es posible conseguir en Irán (bajo el pretexto, si se quiere, de un fraude pequeñito o grande que no tengo duda alguna que se produjo, sin negar, en cualquier caso, que Ahmadinejad obtuvo más o muchos más votos que su oponente).

    Entiendo perfectamente la crítica de que occidente juega, como siempre, a ser el valedor de la libertad desde una supuesta superioridad moral, pero, y reconozco ser poco científico, el régimen iraní no me causa ninguna pena (y sí la gente que lo sufre).

    Finalmente, Irán no es Venezuela, como Chávez o el Chavismo no es el régimen de los Ayatolás. Chávez puede ser criticado por sus tics autoritarios y su dialéctica populista pero es un gobernante legitimado democráticamente al ciento por ciento. Sus boludoeces, son destacables (aunque muchas veces tiene más razón que un santo y dice lo que los demás no se atreven a decir) pero no llegan ni creo que lleguen al nivel de mezquindad de las de Ahmadinejad (o mejor dicho el régimen iraní). La negación del holocausto, es para mi, el paradigma de esa mezquindad. Me importa bien poco si el holocausto se magnificó, si fue un plan preconcebido o sucedió sobre la marcha, si en vez de 6 millones de victimas judías fueron la mitad, o si en vez de gasear judíos (genocidio industrializado) se les dejó morir de hambre. Pero no cabe ninguna duda de que el holocausto ocurrió, y existe tanto material gráfico (escalofriante hasta la lágrima) que no cabe pensar en trucajes masivos o una campaña de desprestigio del nazismo (como sostienen los negacionistas), lo cual carecería de sentido, ya que las grandes evidencias del extermino se conocieron con un Tercer Reich derrotado (para qué el desprestigio). Es obvio que Ahmadinejad (o mejor dicho el régimen iraní), utiliza estas soflamas por populismo, “vende” atacar a los judíos en Irán y se les causa un gran dolor negando el holocausto. Es sencillamente ruin negar el genocidio de tantísimas personas. Con cierta dosis de sensiblería fácil, es miserable negar que cientos de miles de niños judíos murieron consumiéndose lentamente (como es indudable que ocurrió). Además, fueron igualmente esclavizados y exterminados, gitanos, comunistas, homosexuales, polacos, disminuidos físicos y psíquicos (según los historiadores a los 6 millones de judíos se deberían sumar otros 5 millones pertenecientes a estas comunidades o grupos). En Venezuela existe una oposición real y medios de comunicación independientes o mejor digamos discrepantes con el gobierno, en Irán no. En Venezuela Chávez es sólo un mandatario y presumiblemente dejará de serlo (cuando toque) para que entre otro. En Irán (bajo el régimen actual) esto no pasará, cambiará una cara del régimen pero muy poco más. En Venezuela se puede (en teoría) ser, ver, leer, decir y hacer lo que se quiera. En Irán no.

    Pese a las discrepancias aquí expresadas quiero que conste expresamente, que muchos otros de sus artículos me han parecido francamente interesantes y algunos, por qué no decirlo, brillantes por su enfoque diferenciado y las reflexiones que inducen en el lector. Creo que, habiendo leído algunos de sus acertados artículos, en esta ocasión su afinado sentido crítico le ha jugado una mala pasada a su innegable sentido común. Sea como sea, enhorabuena por el blog.

  2. Esteban Canut said, on 7 julio 2009 at 11:51

    Disculpen, nuevamente yo. Olvidé comenentar la última mención del artículo, es esta:

    “Lo más probable sea que la verdad no tenga color, quizás es translucida y a través de ella veamos como se confirman las sospechas, de que este, está siendo un intento de golpe de estado patrocinado y aceptado por la comunidad internacional.”

    Considero que esta mención podría ser válida para muchas otras intentonas golpista, especialmente aquí en américa latina, pero no para Irán, en este caso. Siguiendo la tesis de lo dicho en mi anterior comentario, dudo mucho, o niego, sin más, que estemos ante un intento de golpe de estado patrocinado desde fuera, en realidad no veo un solo indicio de que las protestas tuvieran como interés un golpe de estado, es decir, tampoco veo indicios de un intento desde el interior (lo que es propiamente un golpe de estado aunque esté instigado desde fuera). Los manifestantes, como mucho, pedían la repetición de las elecciones, no imponer su Ayatolá particular. Además si hay intentona golpista ¿donde están los militares que debían ejecutarlo?. ¿Acaso, el golpe lo pesaban dar los universitarios amenazando con sus pañuelos verdes?. ¿Acaso, existió alguna vez algún golpe de estado ejecutado por el pueblo? o ¿debían ser un grupo de marines los que por sopresa derrotaran a todo el ejercito iraní (muy bien dotado según consta)?. Si es así, si existió tal intento y yo me equivoco, nos encontramos ante el más torpe, tonto, inutil, arruinado y chapuzero intento de la historia de todos los intentos torpes, tontos, inutiles, arruinados y chapuzeros que se hallan intentado antes. Tanto despropósito, si tras el intento como Vd. dice estaban la CIA, MI6, MOSAD, etc.., es decir, los más inteligentes de los servicios de inteligencia de la humanidad completa, me resulta francamente muy difícil de creer, si además, el enemigo a batir era el archienemigo máximo: Irán.

    Podría decir más, pero no quiero que mi critica sobre este particular, pueda empañar lo que me parece un buen e interanste blog y con unas opiniones y comentarios siempre atinados o, cuanto menos, solidamente argumentados (excepto este en particular).

    Saludos a todos.

  3. jack volter said, on 7 julio 2009 at 20:57

    Hola Esteban,
    Antes de nada te doy la bienvenida. Considero un verdadero lujo que este blog pueda contar con la participación de gente como tú. Tu exposición es brillante, y destila que quien la escribe no solo tiene un sentido común encomiable, sino que además tiene la suficiente preocupación por el estado de este mundo como para tener una opinión propia y exponerla sin tapujos. Ojalá más gente como tu se decidiera a participar en este blog.

    Esteban no te esconderé que este artículo buscaba provocar, y que para mi ha sido una pequeña frustración ver como durante la semana pasada más de 400 personas visitaron este blog y nadie se había atrevido a contradecir mi opinión en este asunto. Así que he recibido con gusto tus críticas. Casi con tanto gusto como tu opiniones favorables al blog. Muchas gracias. Que quede muy claro que te has ganado mi respeto (y a buen seguro el de mucho lectores) y que esperamos leerte de nuevo, en este espacio que ya es también tuyo.

    Una vez dicho esto, e insistiendo en que este artículo buscaba la provocación, tengo que darte la razón en mucho de lo que escribes, y en las partes en las cuales a lo mejor no estoy tan de acuerdo, no puedo más que aceptar tu punto de vista, como una opinión muy válida. Tanto o más que la mía, y con el convencimiento de que ni tú ni yo estamos en posesión de toda la verdad y de que en este caso de Irán, las cosas pueden ser mucho más complicadas o sencillas, de los que nosotros podamos ni siquiera imaginar.

    Es obvio que Irán no es Venezuela, y creo que no quería decir eso, aunque así se haya interpretado. Introduje el ejemplo y la comparación porque me parecía interesante llamar la atención sobre lo que pasó en Venezuela, para ejemplificar hasta que punto los medios de comunicación pueden tergiversar la realidad y crear corrientes de opinión. Ni los más teóricos de la conspiración, pudieron imaginar que las imágenes de los famosos disparos contra los manifestante opositores a Chávez que dieron la vuelta al mundo y fueron repetidas hasta la saciedad, estaban trucadas. Aquello quedó en la memoria colectiva y poco más tarde cuando Chávez no renovó la licencia de emisión a RCTV, todo el mundo se puso las manos a la cabeza por la falta de libertad de expresión en Venezuela sin tener en cuenta que un canal como Venevisión que apoyó el golpe y manipuló las imágenes del famoso video, renovó su licencia y sigue emitiendo en abierto en Venezuela. (Recomiendo ver los reportajes que indicaba en el artículo y que están disponibles en volter TV).

    Pero repito, y estoy de acuerdo contigo en que Irán no es Venezuela.
    De lo que dices me ha hecho gracia leer lo siguiente: “No, la gente recela de Irán (y yo entre ellos) por cosas más inteligibles. Irán no es una democracia, es una férrea dictadura medieval (de la alta edad media, además) gobernada por un Ayatolá o líder supremo (el nombre ya es de por sí bastante clarificador) que concentra en sí mismo un poder vitalicio (aunque pueda ser apartado del cargo) y que representa no solo la “voluntad” del pueblo (que no le ha escogido en modo alguno), sino también la voluntad de Dios. Poder humano y divino, todo en uno. Lo que decía, un régimen característico de la alta edad media. Rey por la gracia de Dios!”

    Digo que me ha hecho gracia por que de manera inmediata al leerlo me ha venido a la mente la figura del rey Juan Carlos y de todas las monarquías europeas. Muy especialmente la del rey Juan Carlos, ese jefe de las fuerzas armadas españolas, puesto en el cargo por un dictador fascista, y contra el cual no se puede decir nada, si no quieres acabar en la prisión, o pagando una fuerte multa (ver caso de la revista el jueves, o la quema de de fotografías del rey,) y no por ello la gente recela de España.

    Pero está claro que España no es tampoco Irán ni que el rey Juan Carlos sea un Ayatolá.
    Pero también está claro que no podemos intentar transpolar nuestras creencias o tradiciones, a un mundo tan lejano como Irán y mucho menos hacer un retrato de la sociedad iraniana con lo que nos suministran los medios.
    Existe la tendencia desde occidente a considerar el resto de sistemas políticos como republicas bananeras. Es decir elecciones amañadas, corrupción por todos lados, violaciones de derechos a diestro y siniestro, etc, etc…mucha veces tenemos esa visión sin tener en cuenta que en nuestras sociedades occidentales existe los mismos tipos de corrupción, aunque eso si, mucho más sofisticadas y en ambiente de normalidad democrática. En occidente se amañan elecciones igual, sea en casos tan clamorosos como en las primeras elecciones que ganó Bush, o sea en casos más de pueblo, como la compra de votos por el cacique de turno. Sea ilegalizando partidos, anulando candidatos con acusaciones diversas que llegan al ámbito personal, (tendencias sexuales incluidas). Sea fomentando el bipartidismo, o sea no dejando gobernar a la formación más votada, por acuerdos políticos de la fuerzas de oposición. Es una forma más sofisticada de amañar elecciones, y a nadie se le ocurriría tildar estas prácticas de fraude. En cuanto a la corrupción, no es necesario alargarse mucho es obvio constatar que hoy en día, allí donde hay poder hay corrupción. En cuanto a violación de derechos, quizá es menos obvio, más que nada por que las potencias occidentales están especializadas en violar los derechos humanos fueran de sus fronteras, apoyar regimenes autoritarios, o consumir los productos producidos por empresas occidentales en países donde no se cumplen los derechos básicos. Es otra forma, otro talante, con el mismo resultado.

    No suelo explicar anécdotas personales porque en cierta manera pierde sentido siendo este un blog con seudónimo, pero es que en este caso me va perfecto explicar una de ellas. Hace uno años estuve viviendo una larga temporada en Indonesia. Fue justo después de los atentados de Bali. Si, aquellos atentados que en todo medio que se precie, consta haber sido realizados por Al-qaeda, y que en Indonesia todo el mundo sabe de la inexistente conexión con la supuesta red de terrorismo internacional. Eran momentos de campañas de preocupación sobre el país musulmán más poblado del mundo, su radicalismo creciente, y su fundamentalismo “visible” y terrorista. Pintaban aquel país, un poco como se pinta a Irán, y uno podía imaginar antes de llegar allí, lapidaciones en las calles, todas la mujeres con velo o burka, así como la pena de muerte para homosexuales, transexuales, o cualquier “desviación sexual” no acorde con el Corán. Pues en ese preciso instante de campaña internacional sobre el peligro del fundamentalismo Indonesio, llegué yo al país. Nada de lo que imaginaba estaba allí. Pero si en cambio los grandes centros comerciales, con tiendas de Hugo Boss, Ralph Laurent, Nike, y todas las marcas que distinguimos como “occidental way of live” (y que fabrican todos en Indonesia con las correspondiente explotación de los trabajadores, muchas veces niños)

    Comentando con unos amigos que conocí allí, lo chocante de la diferencia entre como pintan el país, y como realmente es, decidieron llevarme a la zona rosa e Yakarta. En pleno centro de la ciudad, bares con mujeres desnudándose en una barra americana, a la vez que los clientes las mojaban con pistolas de agua, discotecas con grandes dj’s llenas de consumidores de éxtasis, homosexualidad visible por todos lados, y todo bien bañado de litros y litros de alcohol. Vamos exactamente lo que uno imagina de una sociedad fundamentalista.-Radical- musulmana.
    Pues me parece a mi, que más de unos se quedaría sorprendido paseando por Teherán, con sus hoteles de lujo, shopping malls, y vehículos deportivos. Con sus cafés internet, con sus laptops en las terrazas, y con sus ciudadanos hablando con el móvil tribanda, y haciéndose fotos con las digitales. Entiendes por donde voy ¿no? Nada es lo que parece, y des luego nada es lo que los medios dicen que es. Y si miramos todo con ojos occidentales, difícilmente podremos entender a Irán, y mucho menos respetar el derecho de los iraníes a cambiar su país, sin que impongamos nuestro modelo.

    ¿Qué las manifestaciones y protestas son legitimas? Sin lugar a dudas. ¿Qué ha habido ingerencia? también sin lugar a dudas.

    ¿Qué si es un golpe de estado, ha sido chapucero? Pues probablemente no, y el resultado ha sido el esperado. Desestabilizar un poco el país, pedir sanciones, y poner un poco más a la comunidad internacional (y al pueblo) en contra de Irán. ¿Qué a lo mejor esperaban más caos y que pasara como en Ucrania con la revolución naranja? Tal vez, pero que el resultado ya le está bien a Occidente, no me cabe la menor duda.

    Pero es que todavía no estamos creyendo que la post guerra de Irak, fue un error de los Estados Unidos que no calculó bien los efectos que traería el derroque de Sadam. Se dice que ha sido un fracaso un Vietnam 2, ….. ¡Pero por favor, si es la guerra más exitosa que se ha llevado a cabo nunca y que buscaba exactamente lo que se ha provocado en Iraq! Pocas bajas propias, desestabilización total del país (que se maten unos a otros), y recursos naturales y contratos millonarios para las empresas americanas, que además son de nuestros amiguitos y socios.

    Pintar de diabólico a un país, es tan fácil como recopilar imágenes de lo peor. Ya en la Unión soviética se utilizaba las imágenes de los pobres homeless de Nueva York para explicar la maldad del capitalismo. Que poco difícil sería pintar a los españoles de bárbaros, mezclando las imágenes de toros sangrientos, con las mujeres maltratadas, o que fácil es decir que el nazismo crece en Alemania poniendo imágenes de los 4 cabezas rapadas que se pasean con la esvástica una vez al año. Me hablas de lapidaciones, yo te recuerdo imágenes de linchamientos parecidos en Latinoamérica. Salvajes hay en todos lados, y no hay más en la cuna de la civilización que es oriente medio, que en las patadas a los negros de la policía norteamericana, o los navajazos de hinchas de Boca o River. Y mientras, nos hartamos de ver el video de la manifestante asesinada con un tiro en la cabeza, sin pensar en que contratar un franco tirador sale muy barato, tanto en Venezuela como en Irán.
    ¿Qué las elecciones en Irán tuvieron errores? ¿Qué quizá hay un miles de votos tramposos? mira hasta en las elecciones europeas pasadas ha habido errores de bulto (que los medios callan). http://www.kaosenlared.net/noticia/juntas-electorales-provinciales-estan-vetando-derecho-revisar-sufragio
    Que las elecciones en Irán las ha ganado de calle Ahmadinejad, yo no tengo la menor duda, y el Washington post tampoco.

    ¿Qué no me gusta el régimen Ahmadinejad, cómo ha gestionado esta crisis, y hacia donde va su país? Pues no, para nada. Pero me guste o no, es lo que ha elegido su país.
    ¿Qué los medios de comunicación están controlados al 100% por el estado Iraní, (que lo dudo)? pues bueno igual que nuestros medios de comunicación están controlados al 100% por los bancos, y a nadie parece escandalizarle, ni tan siquiera en esta crisis bancaria global

    Pero es que la visión que tenemos de Ahmadinejad y su régimen, se basa en declaraciones supuestamente hechas por él, como la negación del holocausto, o decir querer borrar a Israel del mapa, aparte del continuo bombardeo de sus planes nucleares. Declaraciones que bien puede ser mera manipulación de los medios occidentales como errores de traducción o de comprensión. Y aquí os dejo este link de la red de traductores por la diversidad lingüística, sobre lo que supuestamente Ahmadinejad ha dicho en sus declaraciones, y que se, que desmontará a más de uno, y sorprenderá a muchos, incluido a ti amigo Esteban. http://www.tlaxcala.es/pp.asp?lg=es&reference=1036

    Aún así, puedo estar absolutamente equivocado con mi análisis, y tal vez sigo utilizando un tono provocador para alimentar el debate de un artículo que ya sabía era polémico. Es algo que me apetecía hacer, y que aprendí de un gran jefe que tuve unos años que decía auténticas burradas apostillando siempre “y eso lo digo para alimentar el debate”

    Un abrazo Esteban, espero tus comentarios y que sigas visitando el blog y el canal de televisión.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: