EL BLOG DE JACK VOLTER

¿Asalto a banca armada, o robo de guante banco?

Posted in Crisis económica, política internacional by administrador on 6 marzo 2009

bancos-exprimiendo

¿Asalto a banca armada, o robo de guante banco?

Mi ignorancia en asuntos económicos no me permite profundizar en el análisis de la actual crisis económica, pero este desconocimiento no impide, que me haga algunas preguntas, y busque algunas respuestas aplicando la lógica.

Me nutro de medios de comunicación diversos para obtener datos, y aunque existe abundante información sobre la crisis, y análisis variados, no existe tanta información que explique el porqué, no ya de la inyección económica, si no del valor de su montante.

Voy a poner especial atención en el caso de los Estados unidos, pues resulta el más fácilmente analizable para mi propósito. La cantidad de capital que los Estados Unidos van a inyectar en los mercados para el rescate financiero de importantes bancos, es la ya conocida cifra de 700 mil millones de dólares. Una cifra mucho más descomunal que lo que indica el propio número. Para poner un ejemplo de ello, permítanme hacer una simple comparativa a fin de entender mejor de que cantidades estaos hablando. La cifra 700.000 millones de dólares situaría a cualquier país en el puesto 17 en el ranking del Banco Mundial (2007) según el Producto Interior Bruto (PIB) de los países. Justo por debajo del PIB de Holanda. Eso quiere decir que estaría por encima del PIB de 166 estados. Por encima de Países como por ejemplo, Turquía, Bélgica, Suecia, Indonesia, Polonia, Suiza o Arabia Saudita.

Estos 700.000 millones de dólares se van a destinar a la recompra de activos dañados (tóxicos), debido a la crisis de las hipotecas basura,  a la caída de los precios de las casas, y para aportar liquidez al sistema.

Pero ¿de qué cantidad de activos tóxicos estamos hablando, si su cifra es prácticamente equiparable al PIB de Holanda?

Echemos un vistazo a valor de los bancos norteamericanos, a su capitalización bursátil, según Reuters.

El primer gran banco norteamericano y segundo del mundo tras la compra de Merrill Lynch, es el Bank of America con un valor de 198.000 millones de dólares. Seguido de este, y en el 5º lugar del ranking mundial, se encuentra el JP Morgan Chase con un valor de 141 mil millones. En tercer lugar, y 7º del mundo, el Wells Fargo con 113 mil millones. En el 4º, situándose noveno en el mundo, el City Bank con un valor bursátil de 98.000 millones, y en el 5º lugar de los Bancos norteamericanos, y en el 18 del mundo, se sitúa el US Bancorp con una valía de 59 mil millones de dólares. Eso quiere decir que entre los 5 mayores bancos de los Estados Unidos, situados entre los 20 más grandes del mundo, y cuatro de ellos entre los 10 mayores del planeta, tienen un valor total de 609.000 millones de dólares. Es decir, 100.000 millones de dólares menos que el capital destinado a comprar “solo” activos tóxicos. Con ese capital inyectado a la economía, se podrían comprar los 5 mayores bancos de los Estados Unidos y aún quedaría 100 mil millones (valor del Banco de Santander, 8º del mundo) para comprar activos tóxicos de entidades menores.

lourde_crise

¿Así que me están diciendo que los activos tóxicos del sistema financiero norteamericano, debido a un tipo de hipotecas, es mayor que el valor de decenas de grandes rascacielos, de cientos de grandes edificios, de miles de oficinas bancarias, del valor del trabajo de decenas de miles de trabajadores bancarios? ¿Mayor que el capital de cientos de miles de empresas y de enormes paquetes accionariales de otras, que el montante de hipotecas, de créditos, de ahorros, fondos, y fortunas personales, de millones de cliente de todo el mundo? Lo siento pero no me lo creo. Y tampoco creo que un gobierno sea tan estúpido de inyectar semejante cantidad de dinero, en un proceso de respaldo a capitales privados sin precedentes, y en la antítesis de un sistema capitalista, sin sencillamente adquirir las entidades afectadas, nacionalizarlas, como otros estados han hecho. Al menos de esa manera se garantiza que el dinero de los contribuyentes sigue teniendo un valor, y que en un momento dado pueda recuperarse la inversión, incluso obteniendo beneficios. Pero de esta manera, este plan de rescate, tiene pinta de ser un robo. Un gran atraco perpetrado por esos mismos bancos que no se esconden de presentar balances con enormes beneficios, repartir dividendos, y gastarse lo innombrable, en banquetes, hoteles de lujo, y saunas de relax, al mismo tiempo que chantajean y se refugian en el paraguas estatal, aún estando compuestos de capital transnacional, y por lo tanto no identificarse con ningún estado.

Este asalto a banca armada, aún no ha acabado, y la administración Obama ya ha incluido en el presupuesto enviado al congreso 250.000.000.0000 $, adicionales, para inyectarlos en el sector bancario y financiero, si así fuera necesario. Con semejante anunciado botín, la tentación de crear las necesidades va ser grande.

A todo esto, mi banquero experto en bolsa y con 40 años de experiencia, me dijo hace unos meses que esta crisis estaba creada. Por favor, que entre en el blog algún economista que nos explique, por qué no debemos pensar que esta crisis no es más que un robo de guante banco.

crisis-banca

Anuncios

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Paco Macdogertty said, on 12 marzo 2009 at 9:56

    Saludos Sr. Volter,

    Yo tampoco soy un experto en economía ni consecuentemente el economista que reclama en su artículo. En cualquier caso, también me permito opinar sobre este asunto puesto que hay algunas cosas (o todas) que no soy capaz de comprender o, más bien, de explicar. Seré breve.

    La explicación, no de fondo, sino de forma, de las causas de esta crisis financiera según se nos ha dicho, ha sido principalmente la desregulación del mercado, es decir, la falta de control (o control laxo) de ciertas operaciones financieras, activos, etc…, o de todo el sistema en general. Se ha hablado, en este sentido, de los pasos iniciados por el conservadurismo de los 80, (Reagan, Thacher, etc…) y cómo, en cierta manera, éste sentó las bases de lo que ahora ha acontecido. Por otro lado se habla con carácter general y en defensa del sistema, que la crisis (activos tóxicos, hipotecas basura, etc…, y demás terminología propia de un vertedero) ha sucedido por la falta de honradez de unos pocos deshonestos. Se pretende decir, consecuentemente, que el sistema no es malo, que los malos son las personas (y sólo unas pocas, por cierto), lo cual es una explicación con la que, por lo general, deberíamos estar de acuerdo. No puedo dejar de decir, en relación a las explicaciones que se nos ofrecen de lo sucedido, que o bien nuestros gobernantes, expertos y analistas, creen que somos tontos (“si te lo explico no lo vas a entender”) o son ellos los profundamente incompetentes (sin entrar en cuestiones más espinosas, como la sensación de que en el problema y en las soluciones lo político y lo económico han ido cogiditos de la mano). No comprendo cómo no puede ofrecerse una explicación inteligible a la población a no ser que se prefiera no darla.

    Cualquier actitud responsable detectaría rápidamente cómo solucionar (no digo arreglar el problema, sino evitar que se vuelva a producir) las dos cuestiones que nos han sido vendidas como causantes generales de crisis. Bien fácil:

    1º.- Ejercer un mayor control público sobre el sistema y,
    2º.- Depurar responsabilidades, es decir, apartar a aquellos pocos que se aprovecharon de un sistema sin tacha, o que no fueron capaces de conocer, prever o, cuanto menos, imaginar que esto podía suceder ya sean agentes económicos o políticos (si es que existe esta distinción teórica).

    ¿Que es lo que se ha hecho?

    Inyectar cantidades ingentes de dinero en el sistema, para ponerlas en manos de los mismos (atención!, los mismos!) gestores que fueron sorprendidos por la crisis, sin que los contribuyentes (ojo!, los que estamos financiado este rescate) tengamos la menor idea de qué clase de control se va a ejercer sobre la banca y el sistema (si es que se va a ejercer).

    Finalmente, no les parece que un sistema pierde aceite (escandalosamente) cuando, al parecer, cuatro indeseables son capaces de generar una de las mayores crisis económicas (seguramente la primera gran crisis global) de la historia. A mi me parece que sí.

    Le felicito Sr. Volter, su iniciativa y trabajo es útil, algo que, desgraciadamente, se puede decir de bien pocas cosas en estos momentos.

  2. jvolter said, on 12 marzo 2009 at 17:50

    Saludos Paco,
    Antes de nada quiero darte la bienvenida y agradecerte tu comentario. Ojalá este recién iniciado blog, reúna a gente como tu, con capacidad de análisis y crítica, o en definitiva con propia opinión. Gracias también por tus ánimos, tan importantes para seguir escribiendo.

    Indudablemente el sistema financiero pierde aceite. Lamentablemente lo hace todo el sistema y no solo el financiero, y eso es, entre otras cosas, lo que se pretende demostrar en este blog.

    Tu análisis respecto a las causas y soluciones no deja lugar a debate. No se están aplicando las recetas, para el mal diagnosticado.
    En cuanto a si se nos esconden las causas, o si se trata de incompetencia, creo que es la mezcla de ambas, y en ese sentido tengo cierto miedo, a cuales serán las regulaciones del mercado (si algún día llegan), que semejantes incompetentes o mentirosos, van aportar para el control del sistema.
    Las expresiones de necesidad de un “nuevo orden financiero” en boca de Barroso, Bush, o Sarcozy, hacen presagiar lo peor. Que no sea este el presagio de un Nuevo Orden Mundial, promovido y sustentado por las élites financieras globales.

  3. Paco Macdogertty said, on 13 marzo 2009 at 11:36

    Buenas de nuevo,

    Tienes toda la razón. Hay un elemento que debemos tener en cuenta y que va muy en la línea de ese más que probable intento de reforzar la oligarquía financiera, en el marco del infausto lema superior del neoconservadurismo la implantación de un “Nuevo Orden Mundial”. El miedo. Haciendo una síntesis de lo dicho y lo que he podido leer aquí en otros de tus artículos, me viene a la cabeza un libro que me regaló un muy buen amigo “La Doctrina del Shock” de Naomi Klein (The Shock Doctrine) autora del famoso “NOLOGO” (alegato de denuncia a las empresas transnacionales) ver: http://www.naomiklein.org. Sin perjuicio de que ha sido criticada (a veces con razón) por ser tendenciosa, es decir, partir de unas conclusiones para luego construir una argumentación que conduzca a ellas (método anticientífico). Este libro, denso e interesante (como sus anteriores obras), desvela una norma-fórmula que se ha ido repitiendo paulatinamente desde hace algunas décadas: Las grandes crisis (entiéndase, guerras, desastres naturales, atentados, etc…) son grandes oportunidades económicas y maravillosas ocasiones para la catarsis, modificación e instauración (imposición) de cambios estructurales. Esta fórmula ha sido utilizada con éxito por el liberalismo más liberal, para desnacionalizar todo lo desnacionalizable, educación y sanidad (con carácter prioritario) y para implantar políticas liberales (léase neoliberales). Existe una escuela económica que defiende abiertamente esta teoría, sin tapujos, su gurú: Milton Friedman. ¿Cómo se consiguen imponer estos cambios a la población? Con sorprendente facilidad. La clave: el miedo. ¿A dónde quiero ir a parar? Estamos ante una gran crisis que nos es recordada día sí día también por los medios (controlados por la élite financiera), se trata de instaurar el miedo y se está consiguiendo. Atemorizados y sin información nos rendiremos ante una solución o una promesa que nos libere del miedo, que nos salve. Renunciaremos, si es necesario, a lo que se nos pida. No parece ilógico que los que pueden, traten de sacar provecho de esta situación para mejorar, blindar o expandir su poder o más aun, que esta situación, por las oportunidades que puede ofrecer, haya sido, cuanto menos, consentida para forzar (a modo de inatacable pretexto) una transformación favorable a sus intereses. Lo cierto es que, por lo que oímos, se pretende ejercer un mayor control sobre el sistema financiero, pero, no sólo debemos desconfiar del emisor de esta información sino de que exista un contrapoder capaz de imponer tales medidas de control (o que éstas no sean pura apariencia).

    Saludos.

  4. jvolter said, on 15 marzo 2009 at 23:43

    Hola Paco,
    Puede ver tras tus escritos que compartimos preocupación por el carácter que tenga este “mayor control sobre el sistema financiero”, tan aclamado por nuestros políticos. Solo un detalle sobre lo que has escrito. Cuando comentas que el deseo de un Nuevo Orden Mundial es un “infausto lema superior del neoconservadurismo” da a entender (al menos yo lo percibo así) que es una aspiración exclusiva de los neoconservadores. Para no inducir a malos entendidos, me gustaría apuntar que la necesidad de un Nuevo Orden Mundial ha sido citada por parte de numerosos líderes políticos como Gorbachov, o Bill Clinton, a los que no podemos considerar neocon. También han proclamado esa necesidad, Blair, o Brown, que aunque sus políticas han ido, y van, en apoyo de las teorías políticas neoconservadoras, no son considerados, comúnmente, como tales. Aunque el concepto de Nuevo Orden Mundial tenga ya unos cuantos años, (fue utilizado por primera vez por el presidente Wilson para impulsar la creación de la liga de naciones) el uso más reciente, y más representativo del concepto que abrazan nuestros políticos hoy en día, si tiene un origen Neocon, ya que fue utilizado varias veces por el presidente George Bush padre. La primera vez, por cierto, el 11 de Septiembre de 1991, justo 10 años antes de los fatídicos atentados. Existen varios videos en la red, sobre el momento en que nuestros políticos exhortan a la necesidad de un Nuevo Orden Mundial, pero en este caso, como demostración de ello, prefiero introducir un enlace de la televisión norteamericana en español, NBC Telemundo, por concentrar en un resumen más actualizado, y en español, el uso de las palabras New World Order.

    En este video no definen el concepto New World Order, ni qué significa exactamente esta propuesta. Llevaría mucho tiempo definir de que se trata este cambio tan aclamado. Aunque prometo hacer un día un post explicando esta cuestión, nadie lo explica con mayor claridad que el mayor Globalista y defensor de New World Order: David Rockefeller. “De lo que se trata es de sustituir la autodeterminación nacional que se ha practicado durante siglos en el pasado, por la soberanía de una elite de técnicos y de financieros mundiales”. Dijo tras una reunión de la Comisión Trilateral.
    A Rockefeller también se le atribuye estas palabras dichas el 23 de septiembre de 1994 ante el Business Council de las Naciones Unidas:
    “Este tiempo de oportunidades, durante el cual debe ser construido un nuevo orden mundial realmente pacifico e interdependiente, no pude durar mucho más. Estamos al borde de una transformación global. Todo lo que necesitamos es la mayor crisis y las naciones aceptarán el Nuevo Orden Mundial”.
    Sobran las palabras, que no las reflexiones, sobre lo que quiso decir uno de los hombres más poderosos del mundo.
    A los que estén interesados en este tema, y entiendan más o menos el inglés, les recomiendo estos breves discursos de algunos políticos sobre el New World Order.
    George Bush padre: http://www.youtube.com/watch?v=7a9Syi12RJo
    Bill Clinton: http://www.youtube.com/watch?v=TNxjlZBQvKk

    Gordon Brown: http://www.youtube.com/watch?v=Uv5cqh26CC0&feature=related

    Tony Blair: http://www.youtube.com/watch?v=Vxm5eKSZNRs&feature=related
    Nicolás Sarkozy: http://www.youtube.com/watch?v=iLOUbz8j8k4&feature=related
    Otro en francés: http://www.youtube.com/watch?v=TVyqU0g93cY&feature=related

    En cuanto a la doctrina del shock de Naomi Klein, cuyo concepto has explicado tan bien, no puedo más que añadir algunos ejemplos. El mayor, y más actual ejemplo de cómo los gobiernos consiguen que aceptemos sin rechistar una disminución de nuestros derechos y libertades en pro de seguridad, debido al miedo, es el de la Patriot act en Estados Unidos. Aprobada por el congreso, 5 semanas después de atentado del 11 de septiembre, la Patriot act fue la demostración de que el pueblo norteamericano elegía la seguridad, en favor de la restricción de derechos constitucionales. La Patriot act es un buen ejemplo de lo que comentábamos sobre la incompetencia de los políticos, como Michael Moore nos demostró en Fahrenheit 911, con las imágenes del congresista demócrata David Conyers, confesando en pantalla que “Ningún miembro del Congreso leyó el Acta Patriótica antes de ser aprobada”.
    En cuanto de cómo, una gran crisis (guerra, atentado terrorista, catástrofe natural, etc..) se convierte en un gran negocio, no puedo más que recordar unas escenas del maravilloso reportaje “la corporación”. Al principio de la segunda parte de este reportaje (tiene 3 episodios) un bróker de Wall Street admite, del gran negocio que supuso en 11-S, con frases como, “lo que pensábamos en aquel momento era en cómo debía estar subiendo el oro” “no esperábamos un tipo de ayuda así” o “fue una bendición oculta” para después hacer algunos comentarios sobre lo bueno que es la guerra para los negocios como “la guerra es muy buena para el mercado de materias primas” o “las catástrofes traen oportunidades”. Podéis ver esta parte del documental aquí: http://www.youtube.com/watch?v=uuJc6qlMj_c&feature=related
    Para los que estén interesados en conocer un poquito más sobre la doctrina del shock de Naomi Klein, en esta dirección tienen un video explicativo, con subtítulos en castellano, producido por la misma autora.

    Lo que está claro, es que la situación actual, tiene mucho de miedo y de negocio, así que podemos esperar que en breve, nos propongan esa gran solución a la crisis, que aceptaremos aún conociendo los sacrificios que comportará. Muy probablemente, en la próxima reunión del G-20 en Londres, el próximo día 2 de abril, empezaremos a escuchar sobre decisiones, hechos, e instrumentos. Y dejaremos de oír hablar de intenciones y análisis, como advirtió el comisario de asuntos económicos y monetarios de la UE, Joaquín Almunia.
    Deberemos permanecer muy atentos.

  5. Paco Macdogertty said, on 16 marzo 2009 at 9:11

    Amigo Volter,

    Comparto tus comentarios. En cuanto a mi mención al Nuevo Orden Mundial ligado al neoconservadurismo (conservadurismo a secas) o al ultraliberalismo, especifico que es ese orden mundial al que me refiero. No me parece mal apelar a un nuevo orden de las cosas. Que es preciso un cambio me parece una obviedad. La cuestión es qué tipo de cambio. Lo que me preocupa y no comparto es el ideario de ese nuevo orden sentado por los neocons y/o ultaliberales (anarcoliberales de extrema derecha). No le tengo miedo ni a lo nuevo, ni al orden ni al mundo. ¿me explico?. Ni tampoco me preucupa quién apele a ese nuevo orden. La cuestión es, hacia que nuevo orden queremos ir (o no quieren llevar) y sé hacia el que no quiero ir.

    Saludos a todos.

  6. jvolter said, on 17 marzo 2009 at 14:32

    Hola Paco,
    Te explicas perfectamente, y comparto por entero lo que dices. La cuestión es que no creo que tengamos la posibilidad de decidir hacia donde va a ser este cambio, y los políticos que están poniendo las bases hacia estos cambios, son la mayoría de esta corriente neoconservadora, anarcoliberal que comentas. Solo hace falta observar que países forman parte del G-20, y que gobiernos tienen, para darnos cuenta de que están en franca mayoría. Me pregunto ¿en qué momento se decidió ordenar al G-20, como grupo de países encargado de aplicar las soluciones a esta crisis? ¿Cómo es que este “brain storm” no se lleva a cabo en el marco de las Naciones Unidas? ¿A fin de cuentas, es una crisis global, no? ¿No están los países menos industrializados afectados por esta crisis? ¿No está empeorando esta, la situación de los países más pobres?
    Las soluciones de esta crisis ya parten de un lugar equivocado, ya que otorgar al G-20, los países más industrializados del mundo, los poderes para alzarse como voz del mundo, es de por si un mal comienzo, que presagia que las soluciones vendrán sugeridas por los grandes focos de poder económico y financiero del mundo, o por lo menos defendiendo sus intereses.
    Lo más probable, es que después de haber regalado una ingente cantidad de dinero a los causantes de la crisis, de haberlos dejado en sus cargos, de no haber depurado responsabilidades, ahora también les vamos a dar la oportunidad de aportar su granito de arena, (probablemente parte de la playa) a las soluciones a aplicar.

    El pasado sábado, los ministros de finanzas del G-20 se reunieron para planificar la reunión del grupo del próximo mes de abril. En esta reunión acordaron aumentar los fondos para el FMI. Se habló de triplicar su presupuesto. Se sugirió que se dotara al FMI de un presupuesto de 500.000 millones, (Estados Unidos sugería 750.000 millones).
    Este será uno de los puntos que se aprobará en la próxima reunión del G-20. ¡Pero por Dios!, ¡si el FMI ha demostrado ser la estructura internacional más incompetente del planeta! Recordemos que es el FMI:
    El FMI o el Fondo Monetario Internacional, fue creado mediante un tratado internacional en 1945 para contribuir al estímulo del BUEN FUNCIONAMIENTO de la ECONOMÍA MUNDIAL. Sus fines son EVITAR LAS CRISIS en el sistema, alentando a los países a adoptar medidas de política económica bien fundadas; como su nombre indica, la institución es también un fondo al que los países miembros que necesiten financiamiento temporal pueden recurrir para superar los problemas de balanza de pagos.
    Me pongo a temblar ante las otras soluciones que estarán pensando.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: