EL BLOG DE JACK VOLTER

Adiós, Mundo cruel

Posted in Medio ambiente by administrador on 4 marzo 2009

Adiós, mundo cruel

Estoy empezando a pensar en suicidarme como acto heroico en pro de la conservación de la tierra. Me declaro culpable de incidir en el cambio climático todo el tiempo, haga lo que haga, día tras día, minuto tras minuto. Cada día emito un Kg de CO2 solo respirando, cada año 0,37 toneladas. Los seres humanos somos responsables del 10% de las emisiones de CO2 al respirar. ¿Para cuando una conciencia global que provoque al menos el suicidio de la mitad de los habitantes de la tierra a favor de la supervivencia del planeta? Solo con ese gesto reduciríamos ¡el 5% de emisiones!

En junio del 2007 el tribunal supremo de los Estados Unidos declaró al CO2, gas contaminante. Teniendo en cuenta que la emisión de gases contaminantes está regulada por ley, que obliga a realizar modificaciones a los sistemas que lo producen, deberían ir pensando en arrestar a todo el mundo, y en realizar los cambios necesarios en sus cuerpos a fin de impedirles exhalar.

Casi estoy decidido a acabar con mi contaminante vida, pues en las últimas publicaciones que leído, se acusa al calentamiento global, del cual es causante el CO2, de cuestiones que yo no puedo soportar ser responsable. Encogimiento de nuestro cerebro, aumento de la población de amebas comedoras de sesos, que el calentamiento va a provocar canibalismo en masa, que va convertir los copos de maíz en asesinos, mayor número de casos de piedras de riñón, aumento de los ataques de pumas y tiburones, y que los días sean más cortos porque la tierra girará más rápido, o al revés más lento y los días serán más largos (no entiendo muy bien porque ambos estudios dicen lo contrario).

Tantos millones de euros tan bien destinados a investigaciones tan interesantes y necesarias para advertirnos de que aunque estemos en uno de los niveles de CO2 más bajos desde que en la tierra hay vida, estamos en un grave peligro por el aumento de dióxido de carbono.

Resulta curioso que cuando los niveles de CO2 eran ocho veces mayores que ahora, en el Cámbrico hace 500 millones de años, se desarrollaron las plantas con tallo, los anfibios, y los grandes insectos, en un periodo de explosión de vida. Por eso no entiendo muy bien que el aumento de CO2 y los gases de efecto invernadero vayan a provocar la desertización de la tierra. ¿No ponemos a las plantas en los invernaderos para que crezcan mejor?

Debe ser que no entiendo bien la jerga climatológica, pero si tengo muy claro que la humanidad es culpable. Tampoco entiendo que los biocombustibles sean mejores para el medioambiente, si su combustión emite también CO2 y H20. Y tampoco que no se prohíban los mares y océanos que con su vapor de agua son el principal responsable del efecto invernadero. Pero entiendo que debemos limitar la industrialización de África, no se añadan ellos también a las emisiones de CO2.

Pero tanto da, no debo pensar mucho, si la televisión ya me lo da mascado, el calentamiento global es el causante de mil desgracias y el CO2 es su principal cómplice, de eso no hay duda, ¡lo dice Al Gore!

Tanto da, lo que digan 30.000 científicos que quieren denunciarlo por fraude, tanto da que esto sirva para tener más centrales nucleares, (son buenas y no contaminan), tanto da que no me haya molestado ni un momento en saber si lo que me cuentan es verdad, ¿cómo puedo dudar de la nueva religión?

El CO2 es venenoso, ya me lo decía mi madre que no durmiera con plantas. Tan venenoso, que con exceso en mi sangre me provocaría asfixia, mareos o vómitos. ¿Me pregunto que me pasaría si me inyectara excesivamente sugus de menta líquidos? Pero si hiperventilo y pierdo mucho CO2, también me mareo, pierdo la conciencia, y me provoca alcalosis, ¿no será tan malo pues?

Ya estoy decidido lo haré con matarratas, que así me secaré por dentro y no hará falta incinerarme, para no emitir CO2. Tampoco quiero ataúd, que no podemos cortar a los árboles que tragan CO2, de día, (aunque lo liberen por la noche), y, por favor, seguid mi ejemplo y sacrificaros para salvar la vida, a los niños, y a las ballenas que por culpa del co2 están desapareciendo. A los que no seáis tan valientes para cometer este heroico acto de suicidio al menos dejad de respirar unos minutos al día. Hacedlo por el planeta.


Anuncios

5 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Sunny said, on 5 marzo 2009 at 10:42

    Lo peor de todo son las vacas. Se ve que cada pedo que se tiran emiten no sé cuánto CO2. Eliminemos las vacas por contaminantes! Y reciclemos a todos esos sabios que se pueden permitir el lujo de gastar su tiempo en estudios sobre cuanto CO2 emiten las vacas con sus pedos. Que juro por mis muertos que leí el estudio, que no es broma, que no sé qué universidad hizo el estudio.

    No, si ya lo digo yo, vivir es peligrosísimo: siempre te acabas muriendo…

  2. jvolter said, on 5 marzo 2009 at 19:06

    Efectivamente existen estudios que cifran que la ganadería es responsable del 30% de emisiones. No solamente a los gases que despiden durante su digestión, si no también por lo que indirectamente supone, como la destrucción de bosques selváticos para destinarlos a campo de pasto. Lo más preocupante, en términos medioambientales, de la ganadería, es su relación directa con la contaminación de los acuíferos.
    . En la actualidad y según el último informe de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), la ganadería genera más emisión de gases de efecto invernadero que el sector transporte.
    Si se incluyen las emisiones por el uso y cambio de la tierra, el sector ganadero es responsable del 9% del CO2. El porcentaje es más elevado cuando se trata de gases de efecto invernadero como el óxido nitroso, que procede del estiércol y es 296 veces más perjudicial que el CO2.
    Además, es responsable del 37% de todo el metano producido por la actividad humana, gas que es 23 más veces más perjudicial que el CO2 y que se origina en su mayor parte en el sistema digestivo de los rumiantes. A ello se añade el 64% del amoniaco, que contribuye de forma significativa a la lluvia ácida.
    En la actualidad la ganadería usa el 30% de la superficie terrestre del planeta en pastizales y un 33% de la superficie cultivable para producir forraje. La tala de bosques para pastos es una de las principales causas de la deforestación, en especial en Latinoamérica, donde por ejemplo el 70% de la foresta desaparecida en el Amazonas se ha dedicado a pastizales.
    La actividad ganadera figura entre los sectores más perjudiciales para los, cada día más escasos, recursos hídricos, al contaminar las aguas; favorecer la eutrofización, proliferación de biomasa vegetal, debido a la excesiva presencia de nutrientes.
    Aún así, y sabiendo de lo perjudicial de la ganadería para el medioambiente, hay que demostrar científicamente que estas emisiones de gases de efecto invernadero tengan algo que ver con el fenómeno del calentamiento global. Lo que es puesto en duda por un gran número de científicos.
    En la línea de la ironía del artículo, adjunto que mi plan de suicidio colectivo de la mitad de la población, generaría un ahorro de emisiones de Co2 de un 5%. Un 5 % de reducción de emisiones es el objetivo del protocolo de Kyoto 2008-2012

  3. aNNa said, on 9 marzo 2009 at 19:15

    Leyendo tu post me he acordado que hace unos días un amigo me pasó un monólogo de George Carlin…

    es cínico, pero es del mismo estilo…

  4. jvolter said, on 10 marzo 2009 at 18:41

    gracias por el link. Era todo un personaje este George Carlin, una lástima su reciente muerte. Tiene varios monólogos muy buenos, como por ejemplo en el que habla sobre la religión. ahí va el link http://www.youtube.com/watch?v=Fn-JotA705I&feature=related
    o el que habla sobre el sueño americano:

  5. Sunny said, on 17 marzo 2009 at 8:58

    Muy buenos, los monólogos de Carlin.

    Y una reflexión más sobre el planeta: seguro que el planeta se´”salvaría” si los humanos intentáramos simplemente, vivir y dejar vivir. Es decir, acordarnos que lo principal en esta vida es ser feliz, e intentar que los que estan junto a nosotros lo sean.
    No sea que, de tanto pensar en el futuro de nuestros hijos, nos olvidemos de disfrutar de nuestro maravilloso presente (con hijos incluídos, desde luego… enseñándoles a vivir su propio presente). Lo más maravilloso de la vida es vivirla. Y nuestro planeta respirará pausadamente si nosotros lo hacemos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: