EL BLOG DE JACK VOLTER

Realidades numéricas de voluntades políticas

Posted in crisis de alimentos, Iraq, política internacional by administrador on 2 marzo 2009

asia-europa2

Realidades numéricas de voluntades políticas.

Tras el anuncio de Barak Obama de retirar en un plazo de 18 meses el total de las tropas destinada en Iraq, varios analistas han cogido la calculadora para conjeturar sobre el ahorro en millones de dólares en que se cifra esta retirada.

Según varios expertos el costo de la guerra en Iraq asciende a 450 millones de dólares diarios, lo que traducido en 6 años de intervención nos da la cifra de 985.500 millones de dólares. Otros analistas aseguran que el coste es mayor y alcanza las cifras de 750 millones al día, lo que representaría 1 billón 642.500 millones. La mayoría de estos cálculos se basan en el gasto militar y de “reconstrucción”, pero cuando entramos a valorar los costes indirectos de esta guerra de Iraq, como las pensiones a las familias de los militares muertos,  o los costes médicos y pensiones de invalidez de los miles de soldados norteamericanos heridos durante la campaña, los gastos se cifran en 3 billones de dólares.

El pasado mes de octubre, y con motivo del día mundial de la alimentación, varias ONG’s como Acción Contra el Hambre, o Manos Unidas, concluyeron que para acabar con el hambre en el mundo, se necesitarían 30.000 millones de dólares. Curiosamente esta cifra coincide, con el valor de la comida que va a la basura cada año en Estados Unidos (31.000 millones de dólares)

20081217elpepivin_4130.000.000.000 para acabar con el hambre

3.000.000.000.000 gastados en la guerra de Iraq

Esta comparativa, como se puede apreciar, viene a decir que con los costos de la guerra de Iraq, se podría haber acabado con el hambre en el mundo 100 veces. A quien no crea estas cifras le invito a utilizar la calculadora, y calcular lo mínimo que los analistas admiten que se ha gastado en Iraq, 985.000 millones de dólares, y dividirlo por los 923 millones de personas que según las ultimas estimaciones pasan hambre en el mundo. El resultado es de 1067 dólares por hambriento, o 4.268 por familia de solo 4 integrantes. Estaremos de acuerdo que esta, cifra acabe o no con el hambre, serviría para alimentar muy bien a muchas familias, más aún teniendo en cuenta que con 1 dólar diario sobreviven muchas personas en este mundo. Si aceptáramos la cifra de los 3 billones, hablaríamos de 3250 $ por habitante, o 13.000 por familia de 4 miembros, lo cual permitiría realizar verdaderas acciones sostenibles y duraderas de producción de alimentos.

Dense cuenta que solo estamos hablando de los costes de la guerra de Iraq. Si sumáramos esos costes a las cifras que se están barajando para el rescate del sistema financiero, hablaríamos de cifras aún más escandalosas.

Al expresar así las cifras, uno debería desalojar la idea de la cabeza de que el problema del hambre del mundo, es de falta de voluntad política. Una falta de voluntad tan reiterativa, y postergada en el tiempo, es la expresión más clara de una voluntad contraria o dicho de otro modo, la lógica nos invita a pensar que debe existir una voluntad política para que 1000 millones de personas pasen hambre.

30.000 millones de dólares, es menos que la cantidad proyectada en inyectar a los bancos, de un país como por ejemplo España (30.000 millones de euros). Si tan solo un país como España tuviera voluntad política de acabar con el hambre, podría a cometer semejante empresa. Si fueran tres, cinco, 10 países lo que sumaran apoyo a esta iniciativa, no solo se acabaría con el hambre, también con las enfermedades curables, o con la falta de acceso al agua potable. ¿Es tan difícil que ni un solo país tenga esa voluntad? ¿Es tan complicado tener un solo gobierno de una potencia mundial capaz de llevar a cabo esta crucial iniciativa? Resulta obvio y trágico, constatar que sí, que no existe gobierno capaz de destinar un 1, 2, o 3 % de su PIB, para acallar el sufrimiento de los hambrientos de todo el planeta. Tampoco ningún partido político ha planteado nunca tal punto en su programa electoral, pero nadie ha dudado en destinar cifras aún mayores al rescate financiero.

hambre_01

Con gusto daría mi apoyo a un partido político que prometiera tal acción, aunque eso quisiera decir, que durante 4 años no se invirtiera en compra de armamento o su fabricación, en mejorar carreteras, o en disponer de un tren de alta velocidad. El ministerio de fomento en España se ha gastado durante el 2008, 9000 millones de euros en infraestructuras ferroviarias, para un presupuesto general de infraestructuras para el transporte de 15.500 millones de euros. Para el año 2009 disponen de un presupuesto de 19.395 millones. Con menos de dos años de inversión en infraestructuras se conseguiría el objetivo. Con el 2% del PIB de España, con el 1% de Alemania, con el 0,5% de Japón, con el 0,25 % de China, o con el 0,15%  de Estados Unidos también se llegaría a esa meta.

Tal vez el estudio de la ONG’s era exagerado, tal vez equivocado, y se necesitaría mucho más para acabar con el hambre. Tal vez no fueran 30.000 millones, tal vez 100.000, o más, pero ¿qué importa cuando la voluntad política para el mantenimiento de la pobreza es tan clara? Podría costar diez veces menos y aún así no se llevaría acabo iniciativa alguna. Mientras tanto las diferencias entre pobres y ricos crece, y el número de personas con malnutrición y desnutrición aumenta escandalosamente. A cada día que pasa más lejos está ese utópico objetivo, y más cara resultara su solución.

Ante tal llamativa voluntad de no actuar contra la pobreza, la crisis de alimentos y la crisis financiera global, se convierten en solución final para la disminución del número de bocas que alimentar.

Muerto el perro, muerta la rabia.

Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Sunny said, on 3 marzo 2009 at 8:32

    Y una parte del tema se está viendo ya en nuestra rica Europa: los comedores sociales de Barcelona estan desbordados y por primera vez, cada miércoles hay una larga cola de gente con carritos de la compra en Diagonal-Paseo de Gracia: ese día los padres capuchinos reparten alimentos. Cada día estan empezando a salir reportajes en las televisiones de que los bancos de alimentos de Catalunya no dan abasto, y lo peor es que como hay crisis, las empresas productoras de alimentos apuran al máximo la retirada de los productos próximos a caducarse en los supermercados (esos alimentos próximos a la caducidad son los que las empresas reparten a los bancos de alimentos, porque tienen un consumo inmediato). Yo lo he notado: cuando voy al supermercado he de mirar con cuidado las fechas de caducidad, cada vez son más cortas…

    El resultado es que en la maravillosa Barcelona turística hay miles y miles de personas que pasan hambre, el otro día un capuchino de Sarriá decía que, por la puerta de atrás, estaban atendiendo a muchas familias del barrio (el barrio residencial de Barcelona por excelencia) q

  2. Sunny said, on 3 marzo 2009 at 8:38

    (Continúo, parece que me he pasado de palabras permitidas)
    que les daba vergüenza que los vecinos se enteraran de que estaban pasando hambre. Y añadía que escaseaba el aceite y la leche (la leche caducada se puede reciclar en las envasadoras volviendolas a pasar por la máquina).

    Espero que esta crisis sirva para poner las cosas en su lugar. Una vez, hace muchos años, cuando yo criticaba el régimen castrista, Alfonso Comín, un escritor cristiano y comunista a la vez, me dijo: “Mira, la democracia empieza en los zapatos. Cuando toda la gente de un país tenga zapatos podremos empezar a hablarles de democracia, libertad de expresión y toto eso. Qué libertad de expresión puede tener alguien que no tiene ni zapatos?” Pues, eso. El primer derecho humano es comer.

  3. Willfred Jalabama said, on 12 marzo 2009 at 17:31

    Hola muy buenas,

    Tenéis mucha razón. Os adjunto algunas citas sobre el hambre que dicen mucho con muy poco:

    – “Los tambores de guerra son tambores de hambre”. Proverbio africano
    – “Antes de dar al pueblo sacerdotes, soldados y maestros, sería oportuno saber si no se está muriendo de hambre”. León Tolstoi
    – “Quien muere de hambre, muere asesinado”. Alberto Morlacheti

    Saludos y enhorabuena por el Blog!!

  4. jvolter said, on 16 marzo 2009 at 3:18

    “Que libertad de expresión puede tener alguien sin zapatos?”

    Con zapatos tendrás libertad de expresión, pero te caerán 3 años.

    Dicho esto, agradezco las citas de willfred, con una nueva cita mía.

    “Con los zapatos empieza la libertad de expresión, y esta dará, con la libertad en prisión”

    saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: